Ha'penny - Jo Walton
Fecha Sábado, 23 mayo a las 00:23:27
Tema Criticas de SF&F



Crítica de la novela sobre una Gran Bretaña al borde del Fascismo, Ha’penny, escrita por Jo Walton.

A



La anterior novela de Jo Walton en esta serie, Farthing, era un asesinato en una casa de campo inglesa y la investigación llevada a cabo por un Inspector de Scotland Yard que se convirtió en una demasiado cercana visión del racismo y las libertades en una Gran Bretaña que en 1940 había llegado a un acuerdo de paz con Hitler. Hay bastantes referencias a Farthing en Ha'penny, y algunos personajes del primero aparecen en el segundo, aunque se puede leer sin haber leído al anterior, aunque si te habla de la conclusión del primero, con lo que si tienes previsto leer ambos, por lo que no leas este hasta que no hayas leído Farthing, algo que recomiendo mucho hacer.

Carmichael, el detective homosexual es uno de los dos protagonistas, y la otra es una actriz llamada Viola, que se ha alejado de su rica y ponderosa familia y solo la importa el papel que la han dado en un versión de Hamlet en la que algunos papeles de hombres son interpretados por mujeres.

Carmichael empieza a investigar una explosión que ha matado a una actriz (que iba a interpretar a la madre de Hamlet en la obra) y a un hombre desconocido. Esto ocurre quince días después de los hechos de Farthing, y el país sigue conmocionado por lo que allí ocurrió, y tiene miedo de los terroristas Comunistas y Judíos. Como en Farthing, los capítulos se alternan entre el detective y una mujer, en este caso Viola, a la que una hermana la pide ayuda. Esta consiste en que la ayude a un grupo de terroristas a asesinar a Hitler y al nuevo Primer Ministro de Gran Bretaña, Normanby, ya que ambos estarán en el estreno de Hamlet.

Mientras que en Farthing es una casa cerrada donde ocurre un asesinato y vas poco a poco descubriendo las miserias, la lucha por el poder de unos pocos, y lo increíble de su resolución, en Ha'penny ocurre todo lo contrario, sabes lo que va a pasar, quienes van a ser los terroristas, y lo que estás deseando enterarte es si tiene éxito o no el plan. Es dentro de una temática parecida y con una estructura parecida, dar completamente la vuelta a la trama. En Farthing no hay dilemas morales, los protagonistas están del mismo lado, los malos son repugnables, y la tensión solo proviene de averiguar quien fue. En Ha'penny nada es tan simple. Es una novela sobre terroristas que quieren asesinar a Hitler. Y Carmichael quiere detenerles porque se lo dicta su conciencia y profesionalidad a pesar que al protegerles está apoyando a una política que se está volviendo cada vez más despreciablemente malvada. Viola es una chica que solo piensa en su carrera como actriz, y que tras ser obligada a formar parte de la trama terrorista, demuestra que solo quiere vivir sin que la molesten, sin tener que tomar partido y que sabe que a pesar de todo, no importará nada si el plan tiene éxito. Empieza siendo alguien con el que no conectas, hasta que al final del libro la entiendes perfectamente.

Ha'penny es un thriller que apenas puedes dejar de leer (las últimas 150 páginas me las leí del tirón) y funciona perfectamente mientras vas descubriendo como convergen las tramas, pasas páginas para ver que pasa después, y el final es apasionante. Pero por debajo de todo ello hay un montón de preguntas que tienen que ver con el mundo actual, pero que en ningún momento dificultan la lectura del libro. ¿Está justificado el terrorismo si el gobierno es lo suficientemente malvado? ¿Sirve para algo? ¿Es posible cambiar el sistema desde dentro, o solo apoyas más al sistema? ¿Y qué obligación tiene el ciudadano medio, que ya tienen bastantes problemas en su vida, de intentar detener a un gobierno que se está volviendo totalitario?

El propio Hitler hace su aparición en el libro, y es un personaje bastante inquietante que funciona muy bien en el libro. Al final, el propio detective Carmichael se da cuenta que al intentar resolver la amenaza está intentando salvar a unas personas que no merecen ser salvadas, y que si supiesen que es homosexual acabarían con él en un instante. Y a todo esto se une una relectura de Hamlet con el propio príncipe siendo una mujer que te da bastante que pensar si es que has leído y te gusta esa obra.


Esto ocurre cuando están decidiendo quien hará explotar la bomba.

“En un teatro como ese, las ondas de radio rebotan por todos lados, no necesitas una línea de visión tan directa como piensas. Si me siento en el gallinero (ha’pennies), en la parte de atrás, tendré una línea de visión tan buena como cualquiera, solo superada por la del escenario.” Se metió un sandwich triangular en la boca y empezó a masticar.
Nash les miró enfadado. Estaba sentado al borde de su asiento. “No veis que eso no es lo que ella quiere decir?” Preguntó. “A Miss Larkin no la importa el dedo de quien apretará el botón, sino el que su hermana morirá.” Se volvió hacia mi. “Solo puedo decir que para conseguir algo bueno, es necesario hacer algo malo.”
“¿El fin justifica los medios?” Pregunté. “Pues no. No lo hace. Creo que el mundo puede reemplazar a esos dictadores con mucha más facilidad que con la que yo puedo reemplazar a una hermana, y creo que lo hará. Este país se ha ido deslizando lentamente hacia el fascismo desde la Paz Farthing – incluso antes que eso, durante todos los treinta. No hay nada que podamos hacer para detenerlo si eso es lo que quiere la mayoría.”
“Eso no es lo que quiere la mayoría,” dijo el Tío Phil. Se inclinó hacia mi, sobre la mesa. “Toma, por ejemplo, las protestas contra las cartas de identidad.”
“Un puñado de Judíos y comunistas y Quaqueros, y gente así?” Pregunté. “A la mayoría de la gente normal ni le importa ni le gusta la idea de que tengamos un líder, una especie de fuhrer para enderezarnos. Si matamos a Hitler, Alemania le reemplazará inmediatamente con otro igual que él, y lo mismo pasa con Normanby.”
“Eso ya lo habías dicho antes,” dijo Devlin.
Le miré. “Y lo volveré a decir. No importa el número de veces que lo diga. No servirá de nada. Si sintiese que debería hacerlo quizás estaría preparada para matar a mi hermana Pip si se interpusiese, pero no lo siento. Si, lo haré. No he olvidado lo que me dijiste en el coche la semana pasada. Pero lo odio. No creo que tenga justificación alguna.”


Aunque el libro es excelente, pinta un mundo absolutamente depresivo que pudo ocurrir fácilmente y que en los últimos años parece que podríamos dirigirnos otra vez hacia el, sobre todo al usar los gobiernos la amenaza del terrorismo como coartada para restringir nuestras libertades por una seguridad que no es tal (si, me jode mucho cosas como la estupidez de quitarse los zapatos en los controles de los aeropuertos por algo que solo un estúpido haría).

¿Por qué tiene una A? Por la mezcla de relato policíaco con preguntas básicas para la libertad.
¿Por qué no tiene una A+? Porque no es redondo. Viola es un personaje difícil de entrar, y al final la autora hace un poco de trampa al no seguir las reglas que llevaba usando las 200 páginas anteriores de que cada capítulo no se solapaba en el tiempo con el siguiente. Lo hace para conseguir aumentar la tensión y creo que con unos pequeños cambios en el tempo lo habría solucionado de manera más satisfactoria.

TOR – 317 páginas – 2007





Este artículo proviene de La Voz Akasha (Corrupta)
www.lavozakasha.org

La dirección de esta noticia es:
www.lavozakasha.org/modules.php?name=News&file=article&sid=4083