Powers - Ursula K. LeGuin
Fecha Martes, 26 mayo a las 00:31:01
Tema Criticas de SF&F



Crítica de la tercera novela de la serie “Anales de la Costa Oeste”, Powers, escrita por Ursula K. LeGuin.

B+



Tras Gifts y Voices, Ursula K. LeGuin vuelve a este mundo imaginario, y otra vez el narrador es un joven que tiene una habilidad especial que le separa del resto. Es Gavir, un esclavo, arrancado de su pueblo junto a su hermana, y vendidos a una gran Casa de la ciudad de Etra, donde les enseñan a leer, a escribir, y les tratan bien, y cuya habilidad especial es ver (o como él se refiere a ella, “recordar”) eventos que le ocurrirán en el futuro.

El libro está dividido en cuatro partes muy diferentes. En la primera, lo que le importa a Gavir (con 11 años) es su vida diaria en su casa. Solo recuerda haber sido un esclavo; ni siquiera cuestiona su condición ni se rebela contra sus señores. Además considera que tiene suerte ya que su hermana y él no fueron separados y sus señores tratan a sus esclavos con tanta amabilidad como les deja su ley. Allí va creciendo e incluso se le prepara para sustituir en un futuro al profesor. Pero hay una mancha en la casa, el hijo menor de los señores es muy violento, y en un momento determinado, en un arranque de ira, mata a un niño de cinco años. Ahí es cuando Gavir empieza a darse cuenta que por muy bien que le traten, hay unos que están por encima de las leyes, ya que ese crimen acaba sin castigo. Me ha parecido muy bien como ha creado Ursula K. LeGuin una pequeña sociedad en que a pesar de la esclavitud, esta es benévola con los esclavos, casi soportable. Pero el mundo real, en forma de invasión, llega a la ciudad, y los esclavos tienen prohibido el uso de las armas, y tras un largo asedio, son los que más sufren. Y, a pesar de que su hermana es dada como esclava al hijo mayor, como este está en el ejército, el hermano menor abusa de ella… hasta que muere (la invasión la había visto antes Gavir, así como la escena donde entierran a una esclava, que luego resulta que es su hermana, pero las visiones son solo eso, no sabe cuando ocurrirán).

Aquí Gavir pierde toda esperanza, pierde la memoria (que es prodigiosa), e incluso pierde sus poderes. Y se aleja andando de la ciudad, una ciudad que no reconoce, hasta que llega a la montaña, donde primero se une a un grupo de esclavos huidos (pero que repiten la estructura de una sociedad esclavista), y luego a los Barnavitas, otros esclavos y hombres libres que han creado una sociedad y fundado una ciudad, El Corazón del Bosque, y que quieren que todos los esclavos se levanten en armas contra sus amos. Pero en realidad son solo una excusa para que su líder abuse de las mujeres que raptan para él.

De allí huye hasta las Marismas donde nació y donde fueron capturados él y su hermana, donde llega ya con 17 años. Otra cultura perfectamente redonda, con sus costumbres para las iniciaciones de los jóvenes, sus bodas, su forma de cazar, cocinar y vestir. Los hombres y mujeres viven separados, los hombres no pueden cocinar ni las mujeres pescar, pero ellas si pueden cazar aves y cocinarlo todo, y según el pescado que traiga cada uno le dan comida preparada. Los esposos tiene chozas para usarlas cuando tengan ganas, pero las chozas son comunes y pocas, y donde, sobre todo, el poder de ver el futuro es compartido por hombres y mujeres, aunque un verdadero profeta es algo que muy pocas veces ocurre. Pero la persona que le quiere enseñar a ser un profeta quiere también dominarle, y tras ser salvado por la hermana de su madre, huye de allí sabiendo, gracias a lo que él ha “visto” y que le ha confirmado su tía, que un hombre de su pasado le busca para matarle (es el hermanastro esclavo del hijo violento del señor de su casa, que quiere ganar puntos ante ellos matando al esclavo que huyó).

Desde siempre, Gavir se ha interesado por los libros, y por la historia (el amor por los libros es algo que recorre toda esta serie) y decide dirigirse a una ciudad donde los hombres son libres y hay una gran Universidad. Tras pasar por las ruinas del Corazón del Bosque y recoger a una niña de 6 años que allí conoció, ambos se dirigen hacia la Universidad, aunque son perseguidos por el esclavo, que acaba muriendo intentando atravesar un caudaloso río (Gavir lo ha podido cruzar gracias a sus visiones, que le mostraron hace años por donde se podía pasar). Y al final se reúne en la ciudad con los protagonistas de los dos primeros libros, haciendo que tenga una conclusión más que satisfactoria.


Esto ocurre tras conocerse el “castigo” del hijo de la familia (y de otro esclavo) por haber matado, sin quererlo, a un esclavo de 6 años.

Por otro lado, Torm no había sido castigado por matar al pequeño Miv, sino recompensado por ello. Estudiar los artes de la guerra era el sueño de su corazón.
Surgió de mis adentros – “¡No es justo!”
“Gavir,” dijo el profesor.
“¡Pero es que no lo es, Profesor-dí! ¡Torm mató a Miv!”
“No quería hacerlo, Gavir. Pero le obligan a cumplir un castigo. No se le permite ir con Madre y con el resto de nosotros a Vente este verano. Vivirá con su profesor y se verá sujeto a una disciplina muy férrea. Los alumnos del Maestro de Esgrima Attec llevan una vida dura y desnuda de nada más que el constante entrenamiento, sin recompensa alguna salvo el aumento de sus habilidades. El Padre habló de ello con Torm-dí mientras yo estaba allí. Dijo, ‘Debes aprender a dominar tus impulsos, hijo mío, y con Attec lo aprenderás.’ Y Torm-dí inclinó su cabeza.”
“Pero entonces Hoby - ¿qué ha hecho para ser castigado?”
El profesor se sorprendió. “¿Qué ha hecho?” Repitió, mirando mis cicatrices e hinchazones y mi dedo entablillado.
“Pero eso – eso no dañó a la Familia,” dije, sin saber como expresar lo que sentía. Quería decir que si Hoby era castigado por lo que me había hecho, debería ser solo por su gente (que era la mía), los esclavos. Por ello era por lo que yo no había dicho quien me había hecho daño. Era solo entre nosotros. La Familia no tenía porque enterarse de ello. Pero si Hoby estaba siendo castigado por su intento de defender a Torm, por muy torpe que hubiese sido, entonces era tan injusto que debía ser un error – un malentendido.
“Lo que a ti te ocurrió no fue un accidente.” Dijo Hebrea, “aunque en tu lealtad a tu compañero de clase dices que así fue. Pero Hoby fue insolente conmigo. Y a través mío la autoridad de Padre actúa en esta clase. Eso no puede tolerarse, Gavir, Escucha; ven y siéntate aquí.”
Se fue a sentar en la mesa de lectura, y yo me senté a su lado, como solía hacer cuando leía para él. “La lealtad es una gran cosa, pero la lealtad mal puesta es problemática y peligrosa. Sé que estás preocupado. Todo el mundo en la Casa está preocupado. La muerte de un niño es algo que da lastima. Quizás estés escuchando como se dicen cosas con ira, locas, en los barracones y en el dormitorio. Cuando escuches esas cosas, debes pensar sobre lo que es esta casa: ¿Es acaso una jungla? ¿Un campo de batalla? ¿Es una infinita y oculta guerra de hosca ira contra una fuerza implacable? ¿Es esa la verdad sobre tu vida aquí? ¿O has vivido aquí como un miembro de una familia bendecida por sus ancestros, dónde cada persona tiene su sitio, siempre luchando por actuar con justicia?”



El tema principal de esta serie es el poder, o mejor dicho, el dejar el poder. Es un tema bastante raro en un género como el de la fantasía donde lo principal suele ser el conseguir el poder militar o el poder mágico, y luego luchar por mantenerlo. Los dones heredados de primero, Gifts, son poderosos y terroríficos (cegar, quemar, enfermar), pero parecen que destrozan más que ayudan a los que los poseen. Los habitantes de esa zona suelen rehuir de los demás ya que temen a sus vecinos, e incluso Orrec, el protagonista, teme tanto su poder, el de deshacer, que se pone una venda en los ojos para no causar daño. En Voices, los conflictos se resuelven negociando y a través de los relatos y no por la fuerza. Y en Powers, el don de Gavir de “recordar” le ayuda muy poco: ve soldados atacando la ciudad y haciendo que arda en llamas, pero como no sabe cuando ocurrirá no puede avisar a nadie de ello, hasta que ocurre de verdad. Es mucho más importante el aprendizaje y la libertad en su crecimiento como ser humano.

Aunque durante gran parte del libro le he estado considerando inferior a Voices, cuando tomas el libro en su conjunto ves porque le han dado el premio Nebula 2009.

¿Por qué tiene una B+? Por su canto a la libertad, y a la sensación que solo a través de ti mismo puedes alcanzar lo que te propongas.
¿Por qué no tiene una A-? Porque no he sentido empatía alguna con el protagonista. Me hubiese metido mucho más en el libro si hubiese sido así.

Orion – 391 páginas – 2007

Este libro ya ha salido aquí, traducido: Poderes

Otra portada:







Este artículo proviene de La Voz Akasha (Corrupta)
www.lavozakasha.org

La dirección de esta noticia es:
www.lavozakasha.org/modules.php?name=News&file=article&sid=4090