The Demon and the City - Liz Williams
Fecha Miércoles, 10 febrero a las 21:10:29
Tema Criticas de SF&F



Crítica de la novela The Demon and the City, segunda de la serie Inspector Chen, escrita por Liz Williams.

B+



El primer libro de esta serie de Fantasía Urbana, Snake Agent, me gusto mucho, y acabó siendo uno de los mejores libros del año., con su visión de un Infierno chino, y unos personajes muy logrados. Y cuando empecé este libro tenía algo de reparo, por si no me iba a gustar tanto, sobre todo porque tras leer el primero me había comprado las ediciones limitadas de los demás libros de esta serie, que contenían un relato corto adicional, y que eran sensiblemente más caros (del primero no me he comprado la edición limitada porque el único que he encontrado en la red cuesta la friolera de 500 dólares, y solo por una historia de 9 páginas es demasiado dinero). Y la verdad es que el libro no es tan bueno, aunque en absoluto es malo. El único problema que tiene es su final, demasiado disperso.

El Inspector Chen se ha ido de vacaciones a Hawai con su mujer, y Zhu Irzh, demonio que en el libro anterior trabajaba para la división del Vicio en la policía del infierno, ahora está asignado a la policía de Singapur 3 como ayudante de Chen, y por ello se ha quedado solo, y vive en el barco de Chen. Por todo ello está aburrido, solo, y le cuesta adaptarse a la vida en la tierra, ya que la burocracia terrestre es muy distinta a la infernal, y además tiene que aguantar los prejuicios de la gente contra los demonios. Pero cuando una rica heredera aparece muerta, hace todo lo que puede para ocuparse del caso, y eso le lleva a una bella y sobrenatural dueña de la mayor fábrica de medicamentos de la ciudad, Jhai Tserai. La atracción que sienten ambos entre si es bastante graciosa, pero la investigación le lleva a descubrir un plan del Infierno para desestabilizar el Cielo, desarrollando un virus de fácil propagación que haga violentos a los Celestiales. Además hay un zahorí, miembro del gremio de feng-shui que ha tenido problemas con Zhu Irzh y se la tiene guardada, una joven investigadora que trabaja para Jhai Tserai y que es la que se encarga del experimento (tienen retenido a un Celestial, que resulta que es el hijo del Emperador de Jade y por lo tanto futura cabeza del Cielo, y al que han contaminado con el virus). Todo esto lleva a muchas situaciones graciosas (impagable el primer polvo entre Zhu Irzh y Jhai Tserai), y a algunos momentos francamente aburridos en los que no pasa nada (sobre todo centrados en la joven investigadora). De pasó vemos algo del Cielo, se vuelve al Puerto Nocturno (donde las almas esperan dirigirse al Cielo o al Infierno). Pero lo que fastidia un libro que hasta entonces estaba siendo excelente es su final. Todo acaba en la destrucción de gran parte de la ciudad porque una diosa (que era la que también estaba conspirando con el Infierno para difundir el virus) es desterrada del Cielo, y se venga en la ciudad. Me pareció algo innecesario, y aquí el libro vuelve a ralentizarse, sobre todo porque te interesa muy poco que barrio está siendo destruido o que edificio se está cayendo.

Zhu Irzh sigue siendo un gran personaje, lleno golpes buenísimos, no en balde es un demonio con un poquito de conciencia, y que cree que todo se soluciona con sexo, pero solo vuelve a ser el estupendo personaje que fue cuando regresa Chen de las vacaciones y vuelven a tener las conversaciones que tan memorable hicieron el primer libro. Los demás personajes también están muy bien resueltos, y sigue siendo muy buena la relación que hay entre los de este mundo con el infierno. Por ejemplo, Paravang, el zahorí, llama al espíritu de su madre muerta porque necesita dinero que él le ha estado dando con sus ofrendas, pero se da cuenta que la muerte no la ha callado, y sigue hablando como una cotorra: “Paravang pensó que era bueno que su madre ya estuviese muerta, porque si no la hubiese asesinado. Ella llevaba en su pequeño apartamento un día entero y el hecho que ya no tuviese que respirar era más que evidente.” Es ese tipo de cosas lo que hace grande el mundo que ha creado la autora.

En resumen, un buen segundo libro en esta serie, con grandes y muy cortos capítulos, de lectura lenta por la gran cantidad de información que hay en cada página sobre los personajes principales y el mundo, y todo ello mientras cuenta una buena historia. Hay suficientes cosas en el libro como para hacerlo bueno, por muy mediocre que me ha parecido el final. Y además, la historia corta que viene en esta edición limitada, “No Logo” está muy bien, ya que vemos un extraño aspecto del Infierno… la moda, y como un trabajo infernal en la tierra es mucho peor cuando la fábrica se traslada al Infierno, ya que ahí no hay que pagar tantos impuestos ni hay legislación laboral. Y eso hace que tenga una copia de la versión normal, en tapa dura, para quien lo quiera. Solo poner un mensaje en este tema de LVA o en el Foro, y cuando vuelva de mi retiro anual en las montañas (el 21) haré un sorteo entre los interesados en el libro.


Esto ocurre cuando el zahorí recuerda cuando le fue a visitar Zhu Irzh, el policía-demonio, mientras intenta hablar con su diosa.

Ante él, la mirada de vaca de Senditreya se puso borrosa y desapareció, para ser reemplazada por otra cara: el color de una sombra, de ojos dorados. Era la cara de un demonio, llamado Senescal Zhu Irzh. Era la cara de su enemigo más reciente, y para la febril mirada de Paravang parecía bastante real, como si el propio demonio estuviese ante él. Como lo había estado una semana antes.
Paravang había abierto la puerta y se lo encontró en el escalón, un visitante nada deseado. La escena volvió a pasar por la mente de Paravang, como había ocurrido tantas veces en los últimos días.

¿Quién eres?” Había tartamudeado Paravang. “¿Qué quieres?” Siempre había tenido cuidado de limitar sus tratos con el Infierno, pero parecía que no había sido lo suficientemente cuidadoso.
“Estoy aquí por una irregularidad en tu licencia de zahorí feng shui,” había dicho el demonio. “Me llamo Senescal Zhu Irzh. ¿Quieres ver mi placa?” En ese momento había sacado un trozo de papel, que ante la horrorizada mirada de Paravang proclamaba que no solo era un ciudadano del Infierno, sino también miembro del departamento de policía de Singapur Tres. Para Paravang, esta era una combinación de pesadilla. “¿Te importa si entro?” Había preguntado el demonio, y sin esperar respuesta, había pasado junto a Paravang y había entrado en el estrecho apartamento y se había sentado en el sofá. Todo había ido cuesta abajo a partir de ahí.
Parecía que Paravang había perdido la licencia de zahorí hacía algún tiempo, como resultado de un pequeño asunto de impuestos impagados y sobornos no entregados. Sin licencia, estaba practicando ilegalmente el feng shui, y debía pedir una nueva licencia así como pagar la multa correspondiente a las autoridades.
“No te preocupes,” había dicho alegremente Zhu Irzh. “Estoy seguro que lo arreglarás todo. No llevará más que unos pocos meses.” Con este comentario poco alentador, había dejado a Paravang Roche para que rechinase los dientes con furia impotente y maldijese la espalda del demonio. Se había puesto en contacto con las autoridades, esperando que esto hubiese podido ser solo una maligna broma por parte del Infierno, solo para encontrarse que Zhu Irzh era un asalariado del departamento de policía, ayudante del Inspector Detective Chen, y completamente autorizado a actuar como lo había hecho. Dada la formidablemente pesada burocracia de la ciudad, llevaría meses que Paravan recuperase su licencia, con la correspondiente gran caída en sus ingresos.

¿Por qué me desprecias, Diosa? Pensó Paravang, impotente. La infinita perfidia de la divinidad nunca cesaba de sorprenderle. Lo dabas todo, venías cuatro veces al año para los festivales y dos veces cada semana para tu devoción; gastabas el capital que tanto te había costado ganar en regalos y ofrendas, ¿y para qué? Solo para ser desdeñado. Levantándose abruptamente, Paravang tiró un puñado de arroz a los pies de su caprichosa deidad y salió al oscuro atardecer
.

¿Por qué tiene una B+? Buen argumento, bien escrito y muy interesante
¿Por qué no tiene una A-? Por su final, innecesario, y que además me parece incoherente con el resto del libro

Night Shade Books – 2007 – 252 páginas

Otras portadas:



La portada sin letras:



La autora:









Este artículo proviene de La Voz Akasha (Corrupta)
www.lavozakasha.org

La dirección de esta noticia es:
www.lavozakasha.org/modules.php?name=News&file=article&sid=4453