The Hotel Under the Sea - Kage Baker
Fecha Sábado, 13 febrero a las 11:30:00
Tema Criticas de SF&F



Crítica de la novela infantil The Hotel Under the Sea, escrita por Kage Baker.

C



Kage Baker se murió el día 31 de Enero, con 57 años tras un cáncer fulminante. Yo acababa de descubrirla, y aún sabiendo que su serie más famosa era “La Compañía”, una serie de ciencia-ficción sobre cyborgs que viajan en el tiempo rescatando obras de arte, había decidido leer todo lo demás que había escrito o escribía antes de empezar con esa serie. Por eso tenía este libro para niños (que había comprado para que leyese mi hijo cuando tuviese nueve o diez años), y he decidido leerlo ahora en recuerdo de esta escritora. Descanse en paz. Esperar muchas más críticas de esta autora ahora que ya tengo todos sus libros.

La historia cuanta las aventuras de una niña de unos diez años, llamada Emma, a la que una gran tormenta marina la lleva a una lejana región llamada las Dunas, en donde todos los años, y por dos veces, sopla un viento huracanado llamado el Viento del Equinoccio. Allí hay un fantasma, que primero la ayuda, y después la cuenta que debajo de las dunas hay un Gran Hotel, que está envuelto en un campo espacial que hace que, si se quiere, allí pase el tiempo más lentamente. El fantasma era el antiguo botones del hotel, y en sus cocinas está la cocinera, que lleva allí, dentro del campo espacial 100 años y para ella solo han transcurrido unas pocas horas. Muy pronto aparece un capitán de un barco, que insiste que no es un pirata, aunque lleva pata de palo, loro y parche en el ojo. Y después un niño de siete años que es el heredero del dueño del hotel. Y en el hotel hay un gran tesoro en forma de lingotes de oro que hay que buscar, y además llegan unos clientes extraños, y muchas más aventuras que no voy a contar.

Estoy seguro que si me lo llego a leer en su momento, con 10 años, me hubiese gustado mucho más de lo que me ha gustado. Todo es demasiado infantil, el pirata es bueno, el fantasma no da miedo, todo el mundo se porta bien, la protagonista tiene una maravillosa facilidad para adaptarse a todo, todo el mundo se hace amigo al instante. Yo esperaba que tuviese algo más de magia, algo más de humor, ambas cosas muy presentes en todo lo demás que he leído de esta autora. Pero ha resultado ser demasiado pedestre. Sobre todo porque del personaje principal, Emma, no nos cuentan nada. Sabemos todo sobre los demás, porque se sientan con Emma y se lo cuentan, pero su pérdida, el por qué ha llegado hasta allí. Se queda en el limbo de las ideas. Quizás funcione para la audiencia para la que está escrita esta novela, pero para mi ha sido una pena. Y no puedo dejar de mencionar que por todo el libro hay varias imágenes de Stephanie Pui-Mun Law a la que conocemos por las cartas de L5R, y que complementan perfectamente el relato.


Esto ocurre cuando Emma pasa la primera noche en la playa, tras la tormenta.

Justo encima de ella, la Vía Láctea cruzaba el cielo. Al Oeste bajaba hasta el horizonte, como si fuese humo saliendo de la chimenea de un barco. Al Este iba hasta la parte superior de una gran duna. Justo donde se unía a la parte superior de la duna había una extraña nube. Emma vio dos estrellas muy juntas en la nube, como si fuesen un par de ojos que la mirasen.
“Eso es extraño,” se dijo a si misma. “Esa nube casi parece una persona que estuviese ahí de pie.”
Pero cuando las dos estrellas parecieron parpadear, y cuando la nebulosa persona empezó a flotar duna abajo hasta ella, Emma necesitó de toda su valentía para no dar un golpe y salir corriendo. En vez de eso, alargó la mano y cogió uno de los palos más grandes que había en la hoguera, y levantó su punta ardiente, desafiante. No gritó. En vez de eso, vio como la persona se acercaba cada vez más.
Cuanto más se acercaba, más parecía solidificarse. Emma vio brillantes botones de bronce, y una cinta trenzada dorada sobre un uniforme blanco, y unos zapatos negros muy lustrosos. Una gorra blanca flotaba sobre una nublosa cabeza, con una insignia dorada reluciendo bajo la luz del fuego. Gradualmente, el resto de la persona tomó forma, hasta que solo la cara y las manos eran algo transparentes. El fantasma de un joven vestido con el uniforme de un botones estaba justo al borde de su hoguera, mirándola con expresión melancólica.
“Ahem,” dijo. Tenía una bonita voz. “Esto… supongo que no tiene maletas que pueda llevarla, ¿verdad señorita?”
“Me temo que no,” dijo Emma, quien, además de ser valiente y lista, también era extremadamente educada.
“¿Algunas cartas que os pueda llevar a correos? ¿Algún zapato al que sacar brillo?” Dijo deseoso el fantasma.
“Lo siento, pero no,” dijo Emma. “Perdí mis zapatos cuando me trajo una tormenta hasta aquí.”
El fantasma dio un respingo al escuchar la palabra tormenta, y se frotó las manos. Durante un espantoso momento Emma pensó que iba a dar un horrendo grito y salir volando hacia el cielo, como a veces hacían los fantasmas en las películas de horror. En vez de eso tosió y se puso derecho, quitándose un poco de arena de la parte delantera de su túnica.
“Lamento escucharlo, señorita,” dijo. “Una cosa muy desafortunada, si señor. ¿Necesita servicio de habitaciones? ¿Hay algo que pueda hacer por usted?”


¿Por qué tiene una C? Está bien escrito, pero poco más. Quizás los niños de 10 años vean algo más
¿Por qué no tiene una C+? Porque a pesar de ser una novela de aventuras, me ha parecido que no tenía magia alguna

Tachyon – 2009 – 180 páginas

La autora:









Este artículo proviene de La Voz Akasha (Corrupta)
www.lavozakasha.org

La dirección de esta noticia es:
www.lavozakasha.org/modules.php?name=News&file=article&sid=4457