Canticle - Ken Scholes
Fecha Martes, 16 febrero a las 22:55:00
Tema Criticas de SF&F



Crítica de la novela Canticle, segunda de la pentalogía The Psalms of Isaac, escrita por Ken Scholes.

B+



Tras un primer libro muy interesante, Lamentation, aunque no sin sus problemas, Canticle continúa la historia de las Named Lands exactamente donde acabó el libro anterior. Y algunos de esos problemas se empiezan a corregir en este libro, aunque surgen unos nuevos. Al final de Lamentation, se ejecuta al que se cree que es el responsable de la destrucción de Windwir, la ciudad creada por una orden de estudiosos cuya principal tarea es recoger todos los conocimientos perdidos, ya que el mundo en el que viven sufrió un apocalipsis dos mil años atrás. Pero Lamentation también rompía o destrozaba todas las alianzas existentes, y modificaba el poder en las Named Lands.

El libro comienza con una serie de asesinatos que descabezan a casi todos los reinos existentes, y al mismo tiempo hay un nacimiento esencial para el desarrollo tanto de este libro como de los libros que restan. Y es que parece que los temas que va a tratar esta serie son el de la destrucción y el del renacer. Tras los asesinatos, los personajes principales se dan cuenta que la destrucción de Windwir fue solo el comienzo de un plan, dirigido desde el exterior de las Named Lands, para tomar el poder. Y por ello los protagonistas se dispersan intentando descubrir al enemigo antes de que este les destruya. Rudolfo, el rey de los gitanos va a intentar descubrir una cura para su hijo; Jinn Li Tam, su mujer, se hace con el poder de los gitanos, que van a ayudar a Winters, la reina de los Marshfolk, cuyo rey en la sombra murió en la ola de asesinatos, y a la que hacen responsables los demás reinos que sufrieron bajas en sus cabezas reinantes; Neb se va a las Churning Wastes (lugar donde hubo una guerra atómica dos mil años antes) siguiendo a un robot que aparentemente está algo loco; Vlad Li Tam se fue al final del libro anterior con toda su familia a buscar esa amenaza externa, y finalmente se encuentra con algo que no se esperaba; y por fin Petronus, el papa de la orden que murió con Windwir escapa del intento de asesinato, solo para entregarse para ser juzgado por haber ejecutado al causante de la destrucción de Windwir.

A partir de aquí todo se complica mucho. Además de unos asesinos invisibles que tienen una fuerza descomunal, de unos ritos absolutamente sanguinarios, y de una secta milenaria de la que no se sabía nada, hay montones de profecías, sueños proféticos y discusiones sobre personajes y eventos ocurridos dos mil años antes. Y esto es lo que a mi me ha fastidiado el libro. Demasiadas profecías, demasiados personajes que son el niño/madre/padre del destino. Demasiados cultos ocultos que duran demasiados siglos, a pesar de estar muy perseguidos, y que sus células están demasiado conexionadas entre ellas. Demasiados nombres de leyendas no explicadas, como los Zares Llorones o el Año de la Luna Cayente. Es una mitología que en ningún momento se explica y solo se queda en esos nombres genéricos.

Pero aparte de eso, el libro está muy bien. Sigue el mismo ritmo que el anterior, con capítulos divididos en cada personaje, por lo que la acción va avanzando según lo va viendo cada uno de ellos. Como siempre, hay algunos más interesantes que otros. En este caso el más interesante es Vlad Li Tam, el espía, cuya red de operarios son sus hijos y nietos, y que va buscando de isla en isla la amenaza exterior. Y cuando la encuentra, esta es tan siniestra y tan omnipotente que no sabe lo que hacer contra ella. Es capturado gracias a una traición, y a partir de aquí vemos como el culto milenario obtiene sus poderes, y también su sadismo. Pero todo el libro es una continua sucesión de aventuras, siempre amenazadas por cosas incomprensibles. Hay mucha más violencia que en el anterior, con escenas francamente buenas, como cuando Winters asciende a la montaña para proclamar su reinado, o como describe el desolador paisaje dos mil años después del desastre nuclear. Y sin hablar de cómo al final del libro un personaje debe elegir entre el final de su tormento y la ayuda de la magia del enemigo. Y por qué debe tomar esa decisión, ya que todos los conocimientos científicos han desaparecido tras la destrucción de Windwir.

Al final del libro te queda la sensación que todo lo que leíste en el primer libro, Lamentation, solo fue un aperitivo, una base para lo que pasa en el segundo, y que muy posiblemente cuando salga el tercero te pasará igual. Algo que me parece una forma muy correcta de escribir una serie de libros. Espero el siguiente volumen, Antiphon, con gran ansia, ya que empieza a ser una de las buenas series de fantasía que se están escribiendo ahora. Por cierto, el primer libro de esta saga, Lamento saldrá en Marzo de este año en la Editorial Minotauro.


Esto ocurre cuando Vlad Li Tam es capturado y le llevan a torturar.

Hombres con túnicas—cuatro—surgieron y se pusieron a su alrededor. Vlad sintió unas manos sobre sus hombros, e intentó no ponerse tenso. “¿Qué vais a hacer exactamente?”
Vlad cerró la boca. Había visto dibujos, claro, y había oído hablar, y le habían descrito suficientes veces, la Hilera del Torturador del Rey Gitano como para saber lo que esperaba a los criminales y a los enemigos dentro de sus paredes. Pero la magnificencia de la habitación era alucinante. Estaba en un amplio y circular balcón, que daba sobre una sala de corte, con sus mesas y sus tubos. Las tumbonas y los sofás del observatorio habían sido reemplazados por simples taburetes de madera y un potro de tortura derecho y lleno de correas y grilletes. Pero aparte de esos espartanos muebles, el espacio estaba decorado espléndidamente. Arte, que no se parecía nada a lo que había visto en su vida Vlad, se alineaba por las redondas paredes—varias demostraciones de los torturadores trabajando. Pesadas cortinas de terciopelo morado adornaban vidrieras. Las barandillas y los recogedores de sangre eran dorados, y cerca de las mesas de abajo, hojas de plata de varias formas esperaban diestras manos que las blandiesen.
Los hombres de las túnicas arrastraron a Vlad al potro, y finalmente se resistió. Golpeó con un pie y escuchó el sonoro crujido de un tobillo. El hombre cayó como un fardo, y la voz de Ria dio un grito, resonando por la cámara abovedada.
“Basta,” dijo. “Te olvidas del bienestar de tus hijos.”
Vlad Li Tam gruñó, y luego bajó la cabeza.
Ya están muertos. No, se dijo a si mismo. Aún no. Y quizás aún había una forma de salvarles. Dejó que los otros tres hombres le llevasen hasta el potro y le atasen.
Ria le sonrió y dio un silbido. Apareció una mesa con cuchillos. “Te dije que yo sería la que curaría a tu familia y la que dejaría correr tu sangre. ¿Lo recuerdas?”
Asintió y no dijo nada.
“Te voy a cortar, Vlad. Lentamente y durante un largo periodo de tiempo. Y al hacerlo, curare tu parentesco con la Casa Y’Zir.”
Vlad Li Tam parpadeó. “¿Casa Y’Zir?” De repente, su mente se centró, un cuchillo listo para cortar.
¿Un resurgimiento Y’Zirita? La Casa Y’Zir había caído hacía milenios, pero de vez en cuando había surgido pequeños cultos—facciones que percibían a los Reyes Brujos como divinos, lloraban su muerte y ansiaban su retorno. La Casa Li Tam había ayudado a la Orden acallar bastantes pequeños cultos en los primeros días de la Orden, antes que los constructores de barcos se habían vuelto banqueros. “No hay una Casa Y’Zir,” dijo. “Cayó cuando Xhum Y’Zir le rompió la espalda al mundo.”
“‘Y aquello que cayó será reconstruido y lo que está muerto volverá a vivir,’” dijo ella con una sonrisa. “La Era de la Emperatriz Carmesí está a punto de amanecer.” Alargó una mano y acarició la mejilla de Vlad, que tenía barba de tres días. Su mano estaba caliente y su aliento era dulce. “Querido Vlad,” dijo, “¿comprendes que tu sangre nos salvará a todos?”


¿Por qué tiene una B+? Buena historia, por muy caótica que parezca con tantos personajes yendo de un lado para otro
¿Por qué no tiene una A-? Demasiada profusión de leyendas, profecías y sueños proféticos

TOR – 2009 – 384 páginas

El autor:









Este artículo proviene de La Voz Akasha (Corrupta)
www.lavozakasha.org

La dirección de esta noticia es:
www.lavozakasha.org/modules.php?name=News&file=article&sid=4461