Starship: Rebel - Mike Resnick
Fecha Lunes, 22 febrero a las 23:40:19
Tema Criticas de SF&F



Crítica de la novela Rebel, cuarta de la pentalogía Starship, escrita por Mike Resnick.

B



Y de repente, la serie mejora.

Tras el secuestro y posterior asesinato por parte de la República del mejor amigo del capitán Wilson Cole, Forrice, uno de los protagonistas de los tres libros anteriores (y que se había ido a un planeta donde había una prostituta Molari – su raza – en celo [los hombres están en celo todo el año, pero las hembras solo un mes cada año]), Cole vuelve su pequeña flota de mercenarios contra la Armada de la República, que usa la Frontera Interior – una zona del espacio que no pertenece a nadie – como el lugar donde se puede secuestrar, robar, torturar e incluso actos de genocidio. Para ello decide que ninguna nave de la República puede entrar en la Frontera Interior. Y su flota persigue a las naves que cometen delitos y las destruye. Pero solo a las que son poco potentes o van en solitario, porque aunque tiene más de 50 naves, casi ninguna es de guerra, solo su nave, el Teddy R., aunque si es verdad que los piratas a los que se enfrentaba en la Frontera Interior se acaban aliando con él al darse cuenta que los que va a hacer Cole les acabará beneficiando. Y además, Cole supone que debido a la guerra que mantiene la República con la Federación Teroni les impedirá enviar una gran flota para acabar con él.

Y, por fin, Cole no es el personaje infalible, valiente y audaz de los tres primeros libros. Sus planes no siempre salen bien, se equivoca, supone cosas sobre la República que no son verdad. Y por el camino tenemos infiltraciones en bases enemigas, ataques masivos a una estación espacial. Todo ello hace que tanto Cole como el universo en el que vive se convierta en mucho más real, todo ello envuelto en una ciencia-ficción militar muy fácil de leer, recomendable a los que quieran empezar a leer este tipo de aventuras. Aunque no se debería empezar con este volumen, sino con el primero, ya que hay montones de cosas que dan por supuesto, y que han ocurrido en los tres libros anteriores.

Acaba siendo un libro entretenido, fácil, de aventuras y acción, y con un personaje principal rápido y “buena persona”, aunque hay momentos en este libro que empieza a ser un personaje con una moral ambigua… o eso parece.


Esto es lo que hace cambiar todo.

“¿Cuánto tiempo lleva esto?” Preguntó Cole.
“La transmisión nos ha llegado hace tres minutos, señor,” dijo Christine. “Se está enviando por toda la Frontera en la onda más ancha posible. Diría que un tercio de los mundos de la Frontera que poseen receptores sub-espaciales lo pueden recibir.”
“Con lo que este es el muy conocido Comandante Forrice de la nave ilegal Theodore Roosevelt,” dijo el oficial. “La República da por su cabeza una recompensa de tres millones de créditos, que contento daré tras haberle separado la cabeza del cuerpo. Esta recompensa se dividirá con el establecimiento que concienzudamente y patrióticamente me informó de su presencia aquí.”
Forrice había estado jadeando cuando Cole llegó, pero ahora su respiración estaba volviéndose tan superficial que Cole apenas la podía notar.
“Nada liberará a este traidor, pero una cosa puede mantenerle vivo. Le he pedido que me de la localización del amotinado Wilson Cole y del Theodore Roosevelt. Como podéis ver, no ha sido nada comunicativo, igual que su acompañante.” La cámara se dirigió al cuerpo sin vida de Jacillios, tan golpeado que casi era irreconocible. “Se lo preguntaré una vez más. Si vuelve a rehusar cooperar, todos veréis lo que la República hace con criminales y traidores.” Una pausa. “Si Wilson Cole está viendo esta transmisión, puedes salvar a tu amigo poniéndote en contacto conmigo dentro del próximo minuto Standard y dándome tus coordenadas. Después de eso, te tendremos que encontrar nosotros.”
Christine se volvió hacia Cole. “¿Señor?”
Cole miró fijamente a la transmisión, su cara una máscara que no mostraba emoción alguna.
“¿Señor?” Repitió ella. “¿Entro en contacto?”
Cole agitó la cabeza. “Ya está muerto.”
“No, señor,” dijo Christine. “Aún respira.”
“Aunque no vuelvan a tocarle, morirá dentro de dos minutos, como mucho tres.”
“Señor,” dijo Briggs desde su consola, “he localizado su nave.”
“Llama a todos los tripulantes para que regresen de la Estación. Tienen quince minutos. Si no están de vuelta entonces, les dejaremos aquí. Luego coordina con el Piloto,” dijo Cole. “Esa nave no abandona la Frontera antes de que nosotros la alcancemos. No me importa lo que cueste.”
“Si, señor.”
Cole siguió mirando fijamente el holograma de su amigo.
“Capitán Cole,” anunció el oficial, “se te ha acabado el tiempo.” Puso un chirriador cerca de la cabeza del Molarian. “Comandante Forrice, también se ha acabado para ti.”
Disparó el arma sónica. Forrice consiguió dar un solo gruñido de dolor. Sangre surgió de sus orejas, su cuerpo se convulsionó una vez, y luego se quedó inmóvil.
“Ya está,” dijo Cole. “Apaga la imagen.”


¿Por qué tiene una B? Aunque tarda algo en arrancar, es un buen libro de aventuras en el espacio.
¿Por qué no tiene una B+? Porque sigue siendo SF light, no es más que un libro de aventuras en el espacio

Las críticas de los tres libros anteriores: Mutiny - Pirate - Mercenary

PYR – 2008 – 326 páginas

El autor (con un gesto que está de moda):









Este artículo proviene de La Voz Akasha (Corrupta)
www.lavozakasha.org

La dirección de esta noticia es:
www.lavozakasha.org/modules.php?name=News&file=article&sid=4470